Amputan pierna equivocada a mujer diabética

Magdalena Leguizamón, de 67 años, ha sido víctima de un error imperdonable: un cirujano de una clínica de Berazategui, Buenos Aires, Argentina le ha amputado la pierna equivocada. La mujer debía ser sometida a una amputación de una de sus piernas por lesiones derivadas de una diabetes, sin embargo los médicos se confundieron de pierna.

“Mi mamá no se dio cuenta porque es ciega, producto de su diabetes avanzada. Estaba muy anestesiada. Lo notó a la mañana siguiente, cuando tuvo la necesidad de levantar la pierna que le habían cortado. Ahí llegué, me di cuenta y bajé a hablar con el mismo médico que me había dicho que la intervención había sido un éxito”, explicó desesperada la hija de la víctima, Mayra Fernández.

¡Te equivocaste de pierna!, le gritó. Tras la denuncia, se abrió una investigación a cargo de la fiscal Karina Santolin, que ha constatado que se trata de un caso de lesiones culposas. La familia señala a los doctores Cardozo y Mariano Rico, el cirujano que pidió la derivación a quirófano.

Magdalena hace 10 años perdió la visión por el avance de su diabetes. A su vez, hace dos años asiste por la tarde a la sala de diálisis de la clínica en la que ahora se recupera de la amputación.

“No le dijimos que fue una equivocación, para no sumarle dolor a lo difícil que ya es la amputación en sí. Si se dio cuenta de que le cortaron la pierna que no era. Lo importante es su salud. Después iremos por la vía legal”, ha apuntado su otra hija, Claudia.

Camila, nieta de Magdalena, ha asegurado que el hospital donde fue intervenida su abuela es un matadero. “Hace unos meses entró al quirófano por una intervención mínima gástrica y terminó con un agujero en la boca del estómago. Yo trabajo en una empresa que tiene negocios con esa clínica y puedo decirles que ese lugar es un matadero”, asegura.

Por su parte, Mayra detalló que el cirujano que realizó la práctica a su madre era el mismo que le había amputado el cuarto dedo del pie derecho unos días atrás. La paciente fue trasladada en ambulancia a la Clínica Ceni de Quilmes. “Lo que pasó es imperdonable tanto para mi madre como para todos nosotros”, concluyen sus hijas. Clarín