Alarmante alza de casos de profesores acusados de violación

En Honduras, 75 niñas son abusadas mensualmente y dos o tres menores terminan por ser objeto de agravios contra su integridad cada 24 horas.

Indignación ha generado el caso de un individuo, profesor de filosofía de un centro de enseñanza de la zona norte, sobre quien recayó una pena de más de 280 años por violación.

Este sujeto, de nombre Justo Pastor Aguilera Osorto, fue sentenciado por violación y actos de lujuria en perjuicio de al menos 11 menores, incluidos niños de cinco años.

Lamentablemente, estos episodios repulsivos van en escalada. Hace sólo

unas semanas trascendió una denuncia interpuesta por padres de familia de una escuela bilingüe de la capital, en contra de un docente a quien señalaron de abusos.

Hace dos años, provocó igual reacción el caso de un sujeto llamado Jairo Moradel, quien trabajaba como profesor en varios centros de San Pedro Sula. El depravado aprovechó las circunstancias para cometer todo tipo de vejámenes contra una veintena de niños.

Siempre en esa fecha, se conoció la declaración de culpabilidad de un mentor llamado Alfonso Portillo, contratado por un establecimiento de enseñanza en español e inglés, imputado por violación especial contra una alumna suya.

Y en la zona oriental, concretamente en Danlí, El Paraíso, el docente Luis Antonio Chacón enfrentó hace varios meses una acusación por ultraje sexual contra una de sus pupilas.