“Según la OMS, 12.4 millones de personas mueren prematuramente por causas ambientales al año.”, Kevin Ardón, director nacional y fundador del Comité de Cambio Climático y Ambiente de IFMSA-Honduras.

Honduras ha registrado a la fecha 770 incendios que han arrasado con 38,319 hectáreas de bosques, siendo el departamento de Gracias a Dios el más afectado con 6.919 hectáreas consumidas, seguido de Francisco Morazán con 4,867; a este mal hay que sumarle que el país pierde anualmente de 60.000 a 70.000 hectáreas de bosques por este flagelo y la tala ilegal, entre otras causas.

Los incendios forestales son una de las principales causas de contaminación en el aire.

La Unidad de Contaminación Atmosférica del  Centro de Estudios y Control de Contaminantes (CESCCO), detectó que el nivel de partículas suspendidas en el aire capitalino ascendió a 100 por metro cúbico en abril de este año.

“El material particulado crece y decrece en función de los incendios forestales; en enero teníamos un promedio de 16 microgramos de partículas por metro cúbico; ya en febrero teníamos 32 microgramos por metro cuadrado; ya en marzo vimos que esto iba aumentando y llegamos a obtener hasta 97 microgramos por metro cúbico; a inicios de abril se acercaba a los 100.”, mencionó Yari Zavala, jefe de la Unidad de Contaminación de CESCCO.

Producto de las lluvias que hubo en el mes de abril la contaminación de partículas en el aire disminuyó considerablemente.

El material particulado es una mezcla de gases líquidos que provienen de todo lo que esté en el ambiente.

“Luego llovió y hubo una disminución de incendios forestales que bajamos de 35 a 40 y ya para el 23 de abril volvió a elevarse a 47 por metros cúbicos; y hasta inicios de la semana de mayo tenemos de 55 a 60; esto debido al aumento de incendios en la ciudad”, mencionó Zavala.

Incendios forestales

Según datos del Instituto de Conservación Forestal (ICF) en el 2018 Honduras reportó 1,120 incendios forestales que consumieron más de 60,600 hectáreas de bosque.

“En primer lugar hay que decir que Tegucigalpa está tres veces arriba de los niveles recomendados de contaminación del aire por la Organización Mundial de la Salud (OMS); esta contaminación proviene de incendios forestales, de los combustibles que utilizan nuestros automóviles y de los fogones que nuestra población utiliza.”, manifestó Kevin Ardón, director nacional y fundador del Comité de Cambio Climático y Ambiente de IFMSA-Honduras.

Estos contaminantes perjudican gravemente la salud de las personas y su bolsillo, por lo que es importante hacer conciencia en la población de evitar perjudicar al ambiente.

“Esto produce enfermedades respiratorias como bronquitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y asma; aparte alarga la estadía hospitalaria por estas enfermedades, lo que produce mayor costo personal y mayor costo al Estado; también se ha relacionado la contaminación del aire con las enfermedades cardiovasculares como el infarto y el derrame, lo que hace que haya mayor cantidad de complicaciones, mayor cantidad de necesidad quirúrgica y también mayor cantidad de muertes; por lo que debemos de verdad de tenerle miedo a la contaminación del aire.” puntualizó el director del Comité de Cambio Climático.

Para el comisionado presidencial del cambio climático, Marlon Escoto, “en el caso de Honduras el cambio climático se suma al acceso a bienes y servicios que antes estaban comprometidos como el acceso a agua limpia, producción de alimentos; estos temas no estaban siendo cubiertos y ahora se agrega el hecho de que hay que trabajar en adaptación. Honduras lo que tiene es una oportunidad de cerrar el acceso a bienes y servicios rurales principalmente, suburbanos y a la vez trabajar en la adaptación del cambio climático; es decir, donde no había agua hay que invertir para que haya disponibilidad de agua y esta sea limpia”

Sectores más vulnerables

Honduras es el tercer país más vulnerable del mundo en el cambio climático post Mitch, esto debido a que no se ha podido recuperar por la destrucción que ocasionó el huracán.

Escoto señaló que “la cooperación japonesa a invertido en la estabilización de algunos terrenos. La cooperación alemana en los últimos dos años a donado a temas de adaptación del cambio climático a la capital. Luego tenemos otras ciudades que tienen grandes desafíos. Choluteca tiene decenas de perforaciones de pozos manuales buscando agua en el subsuelo.

En abril de este año el río Choluteca quedó totalmente seco debido al bombeo ilegal.

Según la Secretaría de Salud hay 5 mil perforaciones de pozos en la ciudad de Choluteca, lo que ha provocado que al extraer el agua dulce del subsuelo por bastante tiempo, y a esto sumado que la cuenca del río Choluteca no repone el agua ocasiona que ascienda el agua salubre, lo que genera problemas irreversibles en las personas que la toman y en las cuencas y manantiales subterráneos.

Contaminantes y medición de estos

Cuando se habla de contaminantes no solo se incluye el humo causado por los incendios forestales; también se habla de óxido de nitrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono, pesticidas, entre otros.

Lamentablemente en Honduras solo se cuenta con equipo para la medición de material particulado, y no para gases contaminantes, que son los que más se encuentra el el aire que respiramos.

La secretaría de MiAmbiente a través de CESCCO cuenta en Tegucigalpa con dos puntos de monitoreo uno en el centro de la capital y otro en la colonia Kennedy; y uno en San Pedro Sula. Los cuales miden tres tipos de partículas:

  • TPS (Total de partícula suspendidas mayores a 100 micras)
  • PM10 (menores a 10 micras)
  • PM2.5 (Menores a dos micras)

Financiamiento climático

El acuerdo de París, firmado el 22 de abril de 2016, establece un fondo de 100 mil millones de dólares anuales por parte de los países que contaminan para alrededor de 100 países en los que Honduras está incluido.

“Se estableció que el dinero será efectivo a partir del 2020, este es el último año de preparación y hay varias cosas que van a suceder, si uno divide los 100 mil millones de dólares entre los 100 países potencialmente receptores, Honduras tiene la oportunidad de acceder a mil millones de dólares, pero no es automática la distribución. El país debe crear su propuesta y su iniciativa para poder participar en la distribución de estos recursos.”, mencionó el designado en cambio climático.

Faltando siete meses para llegar a 2020 Honduras debe de preparar un plan de inversión para poder captar dichos fondos provenientes del Acuerdo de París.

Marlon Escoto mencionó a HRN que “la hoja de ruta nuestra es con sectores, tareas y planes de inversión, y hay que negociar sectorialmente, dependiendo del sector al cual se va comprometiendo. ¿Existe una cartera de proyectos? sí. ¿existen procesos de negociaciones? sí. ¿Suficientes para aspirar a mil millones? no. Pero este es un aprendizaje que va en camino.”

“Entre 2020 a 2030 Honduras debe de gestionar entre donaciones y financiamiento 2 mil millones de dólares para cumplir con el Acuerdo de París en el que Honduras se comprometió en el 2016”, Marlon Escoto, designado presidencial de cambio climático.

Entre los proyectos que Honduras posee el ministro mencionó uno en el tema de bosques y cambio climático que ya está en marcha; y las autoridades están trabajando para ampliarlo. Otro de los fondos de adaptación estará destinado a la zona de Goascorán, fronterizo a El Salvador.