elPeriódico: Las inversiones promedio en Centroamérica para infraestructura en el sector de transporte son alrededor del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pero para enfrentar la demanda estimada para el periodo 2016-2030 la inversión anual debería alcanzar el 2.2 por ciento del PIB.

Guatemala tiene una inversión promedio de 1.23 por ciento, lo que ubica en el puesto seis de los nueve países que se incluyen en la subregión que incluye a México, según el capítulo Infraestructura logística y movilidad: las arterias de la integración centroamericana, publicado en el informe de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL).

El documento Logros y desafíos de la integración centroamericana: aportes de la CEPAL compara la inversión promedio en el sector del transporte entre 2008-2015 y sitúa a Panamá y Honduras en los primeros dos lugares con 3.68 y 2.21 por ciento de inversión con respecto al PIB. Nicaragua, previo a la crisis actual, reportó 1.99 por ciento, República Dominicana 1.32 y Costa Rica 1.25 por ciento.

Para la medición se tomó la base de Datos de Inversión en Infraestructura Económica (Infralatam) que ejecutan el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina y la CEPAL.

Para Carlos Colom Bickford, consultor en temas de infraestructura de la firma IDC, la baja inversión que registra el país tiene efectos negativos para el desarrollo social y económico. Guatemala debe apuntar a invertir el cuatro o cinco por ciento del PIB en infraestructura, dijo al estimar que se requieren entre US$2.5 millardos y US$3 millardos para superar el rezago actual.

EN QUÉ SE INVIERTE

En el periodo analizado la inversión total se centra en porcentajes por arriba del 75 por ciento en infraestructura vial, la excepción fue Panamá que centró en las obras de ampliación del Canal el 59 por ciento de las inversiones acumuladas.

De los países analizados, Guatemala y Belice destinaron las inversiones al sector de carreteras y un pequeño porcentaje a puertos y obras marítimas. El resto de países también invirtió en aeropuertos y México destinó recursos a ferrocarriles.

El nivel de inversiones que se realiza es insuficiente ante la magnitud del déficit que se tiene, principalmente en la zonas rurales. “Se destina muy poco a la ampliación y mantenimiento de las vías secundarias, caminos interiores o puentes rurales, fundamentales para la conectividad social y competitividad de las cadenas logísticas de recursos naturales”, indica el estudio.

Si se incrementa uno por ciento la inversión actual en Guatemala se puede pensar en reducir del 23 al 18 por ciento la pobreza extrema en los próximos cinco años, comentó Colom Bickford al asegurar que la iniciativa de la ley General de Infraestructura es una propuesta efectiva.

Visión regional

El documento incluye temas de comercio, Unión Aduanera, coordinación fiscal, cambio climático, ciencia y tecnología, y el impacto social de la integración regional.

1.23%

Respecto del PIB es la inversión que realiza Guatemala en infraestructura.