La tecnología transforma el entorno laboral de manera acelerada, y hoy, más que nunca, es necesario contar con colaboradores capaces de cubrir las necesidades de este ecosistema.

Esta inquietud ha alertado a los altos ejecutivos de todo tipo de industrias. En el Reporte Global de Riesgos 2019, elaborado por el Foro Económico Mundial —con el apoyo de Marsh & McLennan Companies y de Zurich Insurance Group— se destaca la pérdida de empleos a causa de la tecnología como uno de los riesgos a corto plazo ya que se estima que en 10 años el 40% de los trabajos serán automatizados, y necesitamos crear profesionales con estas competencias para enfrentar este mundo cambiante y digital.

Este panorama ha propiciado una creciente necesidad de las empresas por contar con trabajadores con habilidades cada vez más sofisticadas. No obstante, en nuestro país no es tan fácil encontrar perfiles que cubran estas aptitudes de manera eficaz derivado de una brecha educacional.

Se estima que México se enfrentará a un déficit de 20 mil ingenieros en información robótica e inteligencia artificial en los próximos cinco años.

De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México, este país enfrentará un déficit de 20 mil ingenieros enfocados en áreas como tecnologías de la información, ingenierías en robótica e inteligencia artificial para los siguientes cinco años. Por ello resulta necesario hacer que los programas de educación sean de alto nivel y logren capacitar a los estudiantes para insertarse en un mundo laboral tecnológico desde etapas tempranas, de lo contrario la brecha de talento seguirá marginando a miles de trabajadores.

De ahí la importancia de impulsar las áreas de conocimiento conocidas como STEM (por sus siglas en inglés que se refieren a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), que tendrán una demanda muy alta en el mercado laboral para desarrollarse en diferentes áreas como robótica, programación o actuaría, por mencionar solo algunas; por el momento el porcentaje de profesionales STEM es bajo en nuestro país, contra una demanda que cada vez será más alta.