EFE: Una muestra de sangre puede ayudar en la detección y tratamiento de pacientes con cáncer de mama pues resulta más rápida, menos invasiva y altamente sensible para detectar biomarcadores y precisar la evolución de la enfermedad, informó este miércoles un especialista.

Según Horacio Astudillo de la Vega, maestro en Ciencias en la especialidad en Genética y Biología Molecular del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV-IPN), la técnica es conocida como biopsia líquida.

Este es un test de biomarcadores en sangre, que funciona como diagnóstico molecular del cáncer de mama y el cual se basa en los residuos que liberan los tumores hacia el torrente sanguíneo.

Lo que hace, explicó el especialista en un boletín, es capturar residuos que son a veces proteínas, fragmentos de ADN que permiten establecer una evaluación más certera en el tratamiento.

Astudillo, quien desarrolla esta técnica en su laboratorio, destacó que la biopsia líquida beneficia el diagnóstico del paciente cuando el tumor o la metástasis se encuentran en sitios muy comprometidos.

La biopsia fue creada como un desarrollo en paralelo a todo el diagnóstico molecular nanotecnológico, biológico y genómico que permite el estudio de casos situados en lugares difíciles de abordar y su importancia radica en determinar algunos de los perfiles moleculares para asignación o decisión en tratamientos oncológicos.