En el centro histórico de la capital los templos católicos suelen ubicarse en el centro de las plazas y con su imponente arquitectura recuerdan la época colonial.

La iglesia de San Miguel más conocida como La Catedral, la iglesia San Francisco, El templo de La Merced, El Calvario y la Inmaculada Concepción de Comayagüela custodian imágenes, pinturas y diseños arquitectónicos que narran  la historia de la fe católica.

Iglesia San Francisco

Los miembros de la orden franciscana comenzaron a construir en 1610 un templo que pasaría a convertirse en el más antiguo de Tegucigalpa.

Fue hasta 1735 cuando se abrió las puertas de la iglesia que posee elementos coloniales importados de Guatemala.

La catedral

La iglesia de San Miguel de Tegucigalpa o la catedral, como es conocida popularmente, se comenzó a erigir en el año de 1765 y fue finalizada en  1781.

Consagrada por el obispo Antonio de San Miguel, la catedral de Tegucigalpa tiene su origen en la devoción del cura párroco José de Simón Zelaya, quien con el pecurio de su familia y las contribuciones de los parroquianos levantó el templo dedicado a San Miguel Arcángel.

Bajo la dirección del arquitecto guatemalteco José Gregorio Quiroz se iniciaron las obras de construcción que concluyeron hasta 1781.

El retablo, creado por Vicente Galvez, es una de las obras más imponentes pues es custodiado por los siete arcángeles; San Miguel, San Rafael, San Gabriel, San Uriel, San Ragel, San Saliel y San Remiel.

Otras piezas que sobresalen con el púlpito que es dedicado a San Pablo, y fue elaborado de madera con polvo de oro. En el cimborrio del templo se pueden apreciar las imágenes de los cuatro evangelistas; Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Los Dolores

La iglesia Los Dolores es un aporte a la ciudad de “los pardos”, grupo conformado por los ciudadanos fruto del mestizaje de los indios y negros, junto al sacerdote Juan Francisco Márquez.

 El templo se comenzó a construir en 1735 y se concluyó en 1815 en el barrio Los Dolores.

La Merced

El asentamiento de la congregación de los mercedarios en Tegucigalpa, heredó a la ciudad la iglesia la Merced, que comenzó a construirse en el año 1700.

En un inicio junto al edificio funcionó un hospital liderado por la señora María de Mendoza, donde se atendían a los enfermos trabajaban en la zona minera.

Con el convento de los mercedarios se abrió la primera capilla en 1780, que ahora conocemos como la iglesia La Merced.

El Calvario

Como una capilla del que fuera el primer cementerio de la capital nace la iglesia El Calvario  tras el cierre del Campo Santo en 1878.

Con la clausura del cementerio quedó la capilla a cargo del sacerdote Francisco Ártica, quien mandó a levantar una cruz de piedra que llamada hasta ahora como Cruz del Perdón.

Inmaculada Concepción

En Comayagüela se cierra el circuito religioso con la iglesia dedicada a la  La Inmaculada Concepción. La iglesia que en sus inicios no era más que una ermita de madera comenzó su transformación en el año 1794 bajo la dirección de los sacerdotes Josep del Valle y Marquez.

En el templo ofició su primera eucaristía el sacerdote José Trinidad Reyes.

Todos estos templos comparten un elemento común; poseer obras de José Miguel Gómez el primer pintor hondureño.