El Miércoles Santo marca el final de la cuaresma y el comienzo de la pascua.

Las Santas Escrituras dicen que es el día en que se reúne el Sanedrín, que ejercía las funciones del tribunal religioso judío para condenar a Jesús, el Hijo de Dios.

Los hombres siguen condenando al Redentor con su actitud indiferente a las necesidades y al dolor de sus semejantes, lamentó el sacerdote Tony Salinas, en diálogo con Diario Matutino.

Los corazones se han endurecido ante el prójimo, reafirmó el religioso católico cuando comparó: “Jesús sigue sufriendo en quienes son víctimas de la injusticia, del dolor y de la guerra”.

Aquéllos por quienes el Señor dio su vida en la cruz, se han arrancado el corazón humano y se han colocado en su lugar uno de hierro, insensible y alejado de Dios, reflexionó finalmente el padre Salinas, este Miércoles Santo.