En el calendario cristiano, el Miércoles Santo marca el final de la Cuaresma,  destinada a la preparación espiritual para la fiesta de la Pascua la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora la resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado.

Canónicamente, el Miércoles Santo es el día en que se reúne el Sanedrín (una asamblea o consejo de sabios estructurado en 23 jueces en cada ciudad judía en el Antiguo Israel) y el tribunal reiligioso judío con Judas Iscariote para negociar la entrega de Jesús a cambio de 30 monedas de plata y condenarlo.

El ayuno de Semana Santa

Si bien la fecha puede variar entre marzo y abril de cada año,  Y muchos la usan como excusa para salir de viaje, lo que se recuerda en este día es cuando Jesús fue hecho preso por los romanos (el Jueves Santo), por lo que escenificaciones alusivas son bastante recurrentes en las procesiones.

En un principio, el Miércoles Santo fue el día determinado por la Iglesia para el ayuno; sin embargo, con el tiempo y la aparición de costumbres gastronómicas que se celebran solo durante esta semana, el ayuno ha perdido arraigo y ha pasado para el Viernes Santo, día en que Jesús muere en la cruz y, en conmemoración, no se come carne.

Con información RRP-Noticias