A 80 kilómetros de Tegucigalpa, carretera a Danlí se encuentra uno de los pueblos más hermosos de Honduras: Yuscarán.

Fundado en 1730 con el nombre de San José de Yuscarán, la población adquirió relevancia por la explotación de las minas de Guayabillas y Quemazones. Dicha relevancia fue aprovechada por don Juan Bautista Morazán, abuelo de Francisco Morazán.

Yuscarán se sitúa en las faldas del cerro Monserrat, reserva biológica de Honduras, que si bien no está abierta al turismo, es un foco científico para la investigación nacional.

Historia

Fundada en 1730, Yuscarán fue un bastión de la economía, pues desde sus inicios los españoles supieron aprovechar los recursos naturales de la región para sus propios intereses, al cabo de los años la explotación de las mismas pasaron a manos de norteamericanos.

Perteneció en 1825 al departamento de Tegucigalpa, y en 1869 al crearse El Paraíso pasó a ser su cabecera.

Tiene dos fiestas patronales que se celebran el 24 de junio, día de San Juán Bautista; y el 8 de diciembre en honor a la Inmaculada Concepción.

En el casco urbano hay alrededor de 200 casas y edificios antiguos que datan de la época colonial, también las minas ya abandonadas que hacen recordar a locales y visitantes la historia del lugar.

Festival del mangoF

Celebrado el último fin de semana de mayo, el Festival del Mango fue creado para dar a conocer al público los manjares y propiedades de esta deliciosa fruta. F