El fuego parece ser el principal depredador del patrimonio religioso del mundo. Ayer 15 abril el terrible incendio en la catedral de Notre Dame en París, Francia revivió en el pueblo de la ciudad de Comayagua el recuerdo de un siniestro que destruyó el Museo de Arte Religioso hace 10 años.

Una noche del 15 de abril de 2009, los ciudadanos de la ciudad colonial despertaron bajo el calor de las llamas que salían del museo eclesiástico. El fuego se propagó hasta la medianoche y milagrosamente se rescató a los sacerdotes que habitaban el también Palacio Episcopal y el 90 por ciento de las piezas históricas que albergaba el recinto.

Los jardines del Museo de Arte Religioso quedaron reducidos a cenizas.

Los comayagüenses no sólo derramaron lágrimas sino que se unieron a las labores de rescate de las piezas históricas del Museo Eclesiástico Colonial, la capilla del Santísimo, la iglesia del Carmen y el Palacio Episcopal, donde se alojó por más de dos siglos el colegio Tridentino, que en 1775 se convirtió en la primera Universidad de Honduras.

Los Daños

Tirso Rolando Zapata, quien lideró la recuperación de las piezas del Museo de Arte Religioso de Comayagua, manifestó que el incendio destruyó parte del patrimonio religioso y a 10 años del incendio se ha logrado volver a poner en valor el museo.

“Yo coordiné el rescate del museo el 95 por ciento de las piezas se rescataron. Pero se perdieron dos pinturas coloniales de los primeros obispos de la ciudad y unas piezas en plata que durante el incendio no logramos ver”, recordó.

Sin duda la pieza más significativa que redujo a cenizas el fuego fue la imagen de la Virgen Dolorosa, una pieza que fabricada en Sevilla España que databa del año 1,600.

Además, se quemó el 80 por ciento del archivo eclesiástico de Honduras que preservaba documentos de los años 1,600 a 1,800.

El edificio fue restaurado y poco a poco cada sala recuperó su esplendor.

“Desgraciadamente no pudimos llegar hasta donde estaban las piezas, pero gracias a Dios existe un archivo en filminas. Para nosotros fue una gran pérdida. El aniversario del incendio coincidió ayer con el de Notre Dame, lo curioso es que en la procesión de ayer de las ánimas el anda procesional era una replica de una iglesia gótica muy parecida a Notre Dame, son hechos que tienen un simbolismo”, reflexionó Zacapa.