Cerca de un centenar de denuncias por mala práctica médica ha conocido el Ministerio Público, solamente en la capital.

Las acciones han sido interpuestas contra personal médico que presta sus servicios en hospitales públicos y privados, porque se presume culpable de haber cometido lesiones graves o provocado la muerte de pacientes.

La investigación en estos casos es compleja y dilatada, ya que conlleva la evaluación de las pruebas aportadas por la Dirección de Medicina Forense, el cotejo de las declaraciones de los afectados y los informes de sustento de los acusados, explicaron fuentes de la Fiscalía de Delitos contra la Vida.

El vicepresidente del Colegio Médico, Samuel Santos, lamentó que exista una clara intención de satanizar a los profesionales de la medicina por los casos catalogados como el producto de “negligencia” o “mala praxis”.

Santos recriminó: “Le quieren echar toda la culpa al que hace el trabajo. La intención es criminalizarlo, pero en realidad ningún doctor piensa en causar la muerte de los enfermos deliberadamente”.

Por qué no se toman en consideración otros elementos de fondo como la falta de presupuesto para brindar salud al pueblo hondureño, se preguntó el entrevistado.

Los políticos son los mayores culpables. No han querido responder a la demanda de incrementar al 12 por ciento la asignación de recursos para el sector salud, condenó el directivo del Colegio Médico.

En los centros asistencias públicos no hay materiales, instrumentos, insumos ni medicinas; tampoco existe una adecuada reserva de sangre y sus derivados, sin contar con que el personal médico y de otras áreas de especialización es reducido.

¿Acaso no son más culpables e irresponsables los políticos que no han hecho nada para mejorar el sistema de salud?, recriminó en seguida el entrevistado.