Por: Damaris Torres

Frente a la aglomeración de personas en playas, balnearios y demás centros de recreación durante el periodo vacacional de Semana Santa existe un riesgo latente de exportación del virus de sarampión.

Autoridades de la Secretaría de Salud, indican que el sarampión es una enfermedad altamente trasmisible y basta con tener un paciente cerca ya que través de las partículas que andan en el aire se puede pasar el virus sin necesidad de un contacto físico.

Hasta el momento a nivel de América Latina se contabilizan hasta el 30 de marzo más 600 casos , siendo Estados Unidos el país que más reporta episodios, seguido de Brasil, Colombia.

En el caso de Honduras, se han detectado unos 89 episodios sospechosos los cuales fueron descartados clínicamente.

El último registro de casos de sarampión en el país, fue en el año 1997, y desde 1998 dejó de existir la enfermedad en el país.

Sin embargo el riesgo de importación de episodios es permanente, debido a que puede llegar a Honduras un extranjero con el padecimiento e infectar a la población hondureña.

Según especialistas el Sarampión es una enfermedad viral, con síntomas parecidos a los de la rubeola o varicela y es bastante frecuente en la edad infantil, como es en los menores de un año son los más expuestos a la enfermedad ya que la primera dosis es aplicada a los 12 meses y la segunda a los 18 meses.

Recientemente en Costa Rica se informó del brote del virus, tras la llegada de una familia francesa portadores del virus, lo que encendió las alarmas en ese país tico y en Honduras.

Como prevención las autoridades sanitarias afirman que Honduras tiene a disposición las dos dosis de la vacuna del sarampión en todos los centros de salud.

Precaución

Si presenta fiebre, erupción cutánea, durante el viaje o dentro de las tres semanas del regreso, consultar inmediatamente al médico informando el antecedente de viaje, lo más recomendable es no concurrir a lugares públicos hasta que el médico lo autorice.