El aficionado Gabriel Aranda de Buenos Aire Argentina, fue hasta la tumba de su abuelo para sacarlo y celebrar el triunfo del Racing de Avellaneda, un equipo del que su abuelo y él han sido hinchas toda su vida.

Aunque el abuelo de Aranda, quien se llamaba Valentino Aguilera, no estuvo presente como su nieto hubiese querido, si lo estuvo de una forma extraña.

El equipo del Racing de Avellaneda después de 5 años se proclamó campeón de la Superliga de ese país, es por ello que la euforia por el título del equipo, llevó a Aranda, a sacar el cráneo de su abuelo y celebrar junto a él, por las calles.