Nápoles batió 3-1 al colista Chievo Verona, un resultado que causó el primer veredicto de la Serie A y aplazó otro: los clivensi ya están matemáticamente condenados a descender a la Serie B, mientras que la Juventus tendrá que esperar otra semana para cantar su octavo alirón consecutivo.

Además, a faltas de seis jornadas para el final, la Vecchia Signora perdió la oportunidad de convertirse en el campeón más tempranero del Calcio y, el próximo domingo, puede igualar el récord de Torino 1947/48, Fiorentina 1955/56 e Inter 2006/07.

El enfrentamiento no tuvo historia: Koulibaly hizo el 1-0 en la primera mitad con un testarazo. Los azzurri aceleraron en la segunda parte y remataron la faena: Milik, con una rosca desde la frontal hacía el 2-0, sumó 20 dianas en este curso y Koulibaly, con un zurdazo anotaba el 0-3.

El Chievo se “despidió” de la Serie A con un cabezazo de Cesar en el descuento, que sirvió para el 1-3 y el gol del honor, y cerró su periplo en el máximo campeonato italiano después de 11 temporadas seguidas. El Nápoles llega optimista al enfrentamiento con el Arsenal por la Champions.