Incertidumbre prevalece entre los contribuyentes por las implicaciones que traerá la revisión de la ley del Impuesto sobre la Venta y sobre la Renta.

Fuentes del Gobierno Central desvirtuaron que dicho replanteamiento traiga consigo el incremento de la carga tributaria y han aclarado que el objetivo es potenciar el tema de responsabilidad y garantizar la estabilidad fiscal.

De acuerdo con las explicaciones de funcionarios del Poder Ejecutivo, la nueva ley de los impuestos sobre la Venta y Renta, contiene propuestas modernas de competitividad y de equidad tributaria.

Para mantener la estabilidad financiera del país se ha planteado una vía primordial: Incrementar la meta de recaudación de tributos que -de hecho- tiene la presión más alta de Centroamérica.

En el tiempo comprendido entre 2019 y 2021, la recaudación de impuestos se incrementará en diez por ciento anual, lo que significa una subida de 20 mil millones de lempiras. Los ingresos para el fisco pasarían de 114 mil millones a más de 133 mil millones.