La ciudad de Nueva York declaró emergencia pública por un brote de sarampión y ordenó la vacunación de algunas personas que podrían haber estado expuestas al virus.

Según Voz de América, la orden del alcalde Bill de Blasio abarca a residentes de cuatro códigos postales en los vecindarios de Williamsburg, en Brooklyn, donde más de 250 personas han contraído sarampión desde septiembre.

La orden dada por el acalde, es que todas aquellas personas que no han sido vacunadas incluyendo niños mayores de seis meses lo deben hacer y quienes no lo hagan serán multados con hasta 1.000 dólares

El brote se ha registrado más en la comunidad judía ortodoxa de Williamsburg, en Brooklyn. No está permitido el ingreso a estudiantes sin vacuna y si desacatan esta orden, podrían cerrar los centros.