El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha declarado la victoria en las elecciones nacionales, ya que las encuestas de salida muestran que su partido Likud está ganando terreno frente a su principal rival.

Dirigiéndose a una jubilosa concentración de simpatizantes el miércoles en la madrugada, Netanyahu los elogió por un “logro casi inconcebible”.

Las encuestas de salida pusieron al Likud y los partidos azul y blanco rivales en una carrera cerrada. Pero las proyecciones recientes parecen dar al Likud una ligera ventaja y en una posición más fuerte para formar una coalición mayoritaria en el parlamento de 120 escaños.

En un discurso repetidamente interrumpido por simpatizantes, Netanyahu dijo que “me conmovió mucho que la nación de Israel confiara en mí una vez más, por quinta vez, y con una confianza aún mayor”.

En las elecciones más reñidas en Israel desde hace una década, los sondeos a pie de urna apuntan a un empate técnico.

Con información de La Voz de América

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here