En el primer bimestre de este año, se ha incrementado el número de homicidios cometidos cada 24 horas.

Los estudios del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, revelan que en los meses de enero y febrero, el promedio de muertes violentas es de 13 al día.

Expertos dedicados a analizar el fenómeno de la violencia criminal en el país, concuerdan en que la mayor incidencia mostrada en los primeros 60 días de 2019, se debe a la venta de drogas, el trasiego de armas, el sicariato y el ajuste de cuentas.

Los informes del Observatorio de la Violencia arrojan que, en enero, las acciones de los grupos delictivos tuvieron una leve tendencia a la baja, pero en febrero recrudecieron.

Hasta hace dos días, el Servicio de Estadísticas Policiales en Línea (SEPOL), contabilizaba 658 homicidios a nivel nacional, con mayor impacto en Copán, Cortés, Atlántida, Yoro, Comayagua, Francisco Morazán y Olancho.

La violencia únicamente ha reflejado una disminución de 2.6 por cada cien mil habitantes, un resultado muy modesto en comparación con la inversión que se realiza en las materias de seguridad y de defensa.

En su conjunto, estas dos carteras ministeriales han tenido un incremento que ha pasado de 4.6 por ciento a 5.7 por ciento del Presupuesto de la República en el período 2010-2019.

Un estudio del Foro Social de la Deuda Externa (FOSDEH), pone al descubierto que el Ministerio Público y el Poder Judicial, responsables de la investigación criminal, de la carga probatoria y de la sanción del delito, reciben la misma asignación de fondos que no guarda proporción con el monto de delitos que deben ser judicializados y juzgados.

Los expertos en planificación financiera y manejo presupuestario ponen en entredicho que mientras las materias de seguridad y defensa muestran un alza porcentual en la asignación de fondos, la educación y salud registren la caída de un punto en sus ingresos en los últimos seis años.

Para la materia de seguridad, el Presupuesto de la República destinó 3,900 millones de lempiras en 2014; bajó a 3,800 millones en 2015; luego tuvo un ascenso a 5,900 millones en 2016; se situó en 6,200 en 2017; y alcanzó el bloque de los 6,500 millones en 2018 y 2019.

En lo que corresponde al sector defensa, la asignación de recursos ha tenido una elevación sostenida. En 2014, la suma redondeada fue de 4,500 millones de lempiras; en 2015, sobrepasó los 5,400 millones; en 2016, superó los 6,700 millones; en 2017, rozó los 7,000 millones; en 2018, rondó una cantidad de 7,900 millones y para este año fue aprobada una partida de alrededor de 8,500 millones.

La suma de los presupuestos dirigidos a seguridad y defensa, constituye casi el seis por ciento del plan de ingresos y egresos aprobado para el ejercicio fiscal del año en curso.

Todo el Gabinete de Prevención, Seguridad y Defensa, consumirá en 2019 la cantidad de 17,600 millones de lempiras, correspondientes con el siete por ciento del Presupuesto de la República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here