Un informe sobre la perspectiva del clima en el país para el período entre abril y julio del presente año, ha presentado la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO).

El referido estudio es concebido como una herramienta preventiva ante la posible disminución de lluvias en el lapso establecido y como un apoyo a los productores, a fin de que éstos puedan enfrentar las pérdidas en los cultivos.

De su lado, las instituciones vinculadas con el sector agrícola han trabajado en la elaboración de una serie de recomendaciones y medidas técnicas que serían aplicadas en diferentes zonas del país, según sean los daños causados por las condiciones climáticas hostiles.

En el Congreso Nacional se ha elevado una moción encaminada a que sea declarada una emergencia en el sector agrícola, habida cuenta los pronósticos desfavorables sobre el incremento en las temperaturas y la prolongación del período sin lluvias y los intensos efectos del cambio climático.

Para el presente ciclo está prevista una mayor pérdida de la cosecha; además, la reducción en la disponibilidad de agua y la falta de pasto para alimentar al ganado está provocando la muerte de varios animales en menos de tres meses.

El comportamiento climático amenaza con crear más dificultades no solamente en el corredor seco, la zona que hasta ahora había sido la más castigada por el errático régimen de lluvias. En el presente año, los daños producidos por la escasez de agua se han extendido hasta abarcar el 60 ó 70 por ciento del territorio nacional, revelan los estudios especializados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here