Por intentar quitarle la vida a un ciudadano, Jorge Adolfo López Rosales recibió una pena de 7 años 6 meses de prisión, luego que la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) autorizara la aplicación de un Procedimiento Abreviado.

De acuerdo a las investigaciones, el suceso se registró el 6 de enero del presente año, aproximadamente a la 1:00 de la tarde, cuando el ofendido en compañía de un familiar llegaron al lugar de trabajo de un amigo en Residencial La Cumbre de Tegucigalpa, donde departían. A la reunión se sumó el agresor, quien luego de unos minutos, se retiró del lugar.

Sin embargo, al cabo de media hora López Rosales, regresó y en tono agresivo, pidió que lo invitaran a otro trago, petición a la que no accedieron las demás personas, ante la negativa el agresor sacó un arma de fuego y realizó al menos dos disparos, uno impactó en la humanidad del ofendido, quien fue llevado hasta un centro asistencial para recibir atención médica.

Antes de huir, el agresor que laboraba como guardia de seguridad de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), amenazó a las otros hombres que si lo denunciaban los iba a matar, sin embargo minutos después fue requerido por la Policía Nacional, quien le decomisó el arma con la que había herido al ofendido.