La Vanguardia. La sesión para votar una resolución contra la emergencia nacional decretada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para desviar fondos para la construcción de un muro en la frontera con México arrancó hoy en el Senado, de mayoría republicana.

Cuatro senadores del Partido Republicano ya han anunciado que votarán a favor de la resolución, impulsada por la mayoría demócrata de la Cámara Baja.

En caso de confirmarse, estos votos decantarán la balanza a favor de la declaración contra la iniciativa de Trump en la Cámara Alta, formada por 53 republicanos y 47 demócratas.

La resolución contra la emergencia nacional fue presentada en la Cámara Baja por el presidente del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro, con el objetivo de censurar que Trump haya pasado por alto la autoridad legislativa de los congresistas, que no habían aprobado los fondos para el muro.

La iniciativa quedó aprobada en febrero en una votación en la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, por 245 votos a favor y 182 en contra.

Si el Senado también da hoy luz verde a la resolución, Trump tiene el poder de vetarla y devolverla al Congreso, que entonces necesitaría el apoyo de dos tercios en ambas cámaras para revocar el veto presidencial y hacerla efectiva.

De todos modos, el hecho de que el Congreso, con mayoría republicana en el Senado, muestre su desacuerdo con Trump supone un golpe a la autoridad del gobernante.

“Un gran voto sobre la emergencia nacional ocurrirá hoy en el Senado sobre seguridad fronteriza y el muro (que está ya en construcción). Estoy preparado para vetarlo, si es necesario”, advirtió hoy Trump en Twitter, horas antes de la votación.

“La frontera meridional es una pesadilla humanitaria y de seguridad nacional, ¡pero se puede arreglar fácilmente!”, agregó.

Trump justificó su declaración de emergencia por una supuesta “invasión” de drogas y criminales en la frontera con México.

Con ese decreto, el gobernante pretende reunir 6.600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros 1.375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza. EFE