Varios conductores de rapiditos de la ruta Tiloarque – Centro – Sosa de la capital, paralizaron este jueves sus unidades.

“La paralización es que están pidiendo mucho dinero y nosotros no alcanzamos de llevar la tarifa”, manifestó un conductor.

Los protestantes expresaron que los dueños de los buses les han aumentado la tarifa. Los conductores pagaban mil 700 lempiras y ahora pagarán dos mil 200 lempiras.

“Eso es un dinero que no se alcanza, el paro se suspenderá hasta que lleguemos a un acuerdo”, finalizó el chófer de una unidad del transporte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here