La prensa. Tras la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que el régimen de Daniel Ortega puso en marcha desde el 28 de febrero de este año,  los precios de los cigarros y el alcohol han subido fuertemente en Nicaragua. Y si bien estos no son productos de primera necesidad en el hogar, estas alzas han golpeado duramente el bolsillo de los consumidores.

Detrás de los fuertes incrementos está la polémica reciente reforma fiscal, que la empresa privada ha calificado como “confiscatoria”. Y si considera que los nuevos precios actuales son exorbitantes, debe saber que las perspectivas es que sigan aumentando en los próximos años.

A continuación LA PRENSA le explica en detalle algunas de las principales inquietudes sobre lo que está pasando en los precios de los cigarrillos y las bebidas alcohólicas.

¿Qué excusa ofreció el Gobierno para aplicar ajustes en la carga fiscal de los cigarrillos y licores?

La primera vez que se conoció sobre la intención del Ejecutivo de hacer ajuste en la estructura fiscal de estos productos fue el 25 de enero de este año, cuando se presentó el proyecto de reforma a la Ley de Concertación Tributaria.

El régimen adujo en la iniciativa que haría cambios fiscales en estos productos para cumplir los compromisos adquiridos por el Gobierno con la Organización Mundial de la Salud.  En el mismo, recordó que en 2017 el Ministerio de Salud gastó 750 millones de córdobas para atender enfermedades relacionadas el tabaquismo y el alcoholismo.

Cuando la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, liderada por los sandinistas, emitió un dictamen favorable a dicha iniciativa del Ejecutivo, este también se alineó al planteamiento aduciendo que la OMS recomienda que las tasas tributarias se deberían revisar e incrementar de forma periódica con mira a reducir el consumo de productos de tabaco.

Según el dictamen favorable en el 2017 el Minsa atendió a personas con enfermedades del sistema respiratorio relacionadas con el tabaquismo, asimismo se atendieron 13,862 personas con tumores malignos. No da detalles sobre el impacto en el sistema de salud pública del consumo de alcohol.

¿Cuál era el estado actual en materia fiscal de los cigarrillos y el alcohol?

Actualmente todos estos productos pagaban impuestos, tanto el Impuesto al Valor Agregado, el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), el Derecho Arancelario a la Importación (DAI). En el caso de los cigarrillos se aplica un Impuesto Específico al Consumo de Cigarrillo (IEC).

Solo por ISC el año pasado el tabaco aportó 400 millones de córdobas y en el caso de las cervezas unos 1,518.5 millones de córdobas, sin incluir la contribución de rones y aguardientes.

¿Qué ajustes se aplicaron en la actual reforma a los cigarrillos?

En la reforma se amplió el gravamen a otros productos del tabaco que hasta ahora estaban exentos. Por ejemplo se incorporó los cigarrillos (puros), cigarritos (puritos) y la picadura de tabaco para hacer cigarrillos. Es por ello que el IEC se pasó a llamar ahora Impuesto Específico al Consumo de Cigarrillos y otros productos del Tabaco (IECT).

Hasta ahora solo los cigarrillos estaban sujetos al IEC y por cada mil unidades, las empresas pagaban al Fisco 644.38 córdobas. Cada año este impuesto era actualizado según el deslizamiento y el comportamiento de la inflación.