Obispos de Nicaragua rechazan invitación para participar en las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica

La Prensa. Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) rechazaron el viernes la invitación para participar en la mesa de negociaciones a la que fueron invitados por los representantes del régimen de Daniel Ortega y de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Mediante un comunicado emitido el viernes, los obispos dijeron que deben ser los laicos “los que asuman directamente la responsabilidad de gestionar en este momento las cosas temporales de la nación”.

“Esperamos que estas negociaciones tengan ese espíritu de búsqueda de la verdad y la justicia”, expuso la CEN.

“En consecuencia, deseamos que este esfuerzo llegue a buena meta y informamos que hemos respondido a la carta recibida, comunicando a los participantes que no estaremos presentes físicamente en el foro de negociaciones, pero acompañaremos como pastores en estos momentos cruciales de nuestra patria, ejerciendo nuestra misión profética y dedicándonos a la ‘oración y al ministerio de la palabra’”.

A pesar de haber rechazado la invitación, los obispos aseguraron que su mayor aporte “seguirá siendo acompañar al pueblo en sus sufrimientos y dolores, en sus esperanzas y alegrías y elevando nuestras plegarias de intercesión para que Nicaragua encuentre cambios civilizados y justos para una solución pacífica en vista al bien común”.

Humberto Belli lamenta decisión

El exministro de Educación y sociólogo Humberto Belli lamentó la decisión de los obispos de rechazar la propuesta de testigos en las negociaciones, pero además calificó “de una contradicción” la decisión de los jerarcas católicos.

“Veo una contradicción que hayan participado antes y no lo estén haciendo ahora. Yo personalmente lamento mucho, la actitud no es la que estaba esperando la mayoría de la gente”, dijo.

Belli expresó que la participación de los obispos le hubiera garantizado “mucho peso y mayor garantía” al proceso de negociación que mantienen el régimen de Ortega con la Alianza Cívica.

La decisión de los obispos de rechazar la invitación de ambos sectores provocó que horas después el bloque de la oposición anunciara una suspensión temporal de las negociaciones con la dictadura, para reflexionar.

Anunciaron además que iban a hacer consultas durante este fin de semana con diversos sectores, incluso, con los mismos obispos, para finalmente decidir si continúan o se retiran del proceso.

Para Belli, la presencia del nuncio apostólico Waldemar Sommertag le brinda garantías al proceso de negociaciones.

“La presencia del nuncio le da mucho peso a las negociaciones y es de sentirse y lamentarse la ausencia de los obispos, pero tampoco es decisiva para la calidad de los testigos; hubiera sido ideal la presencia de los testigos, pero ya con el nuncio tenemos las credenciales de persona impecable y muy comprometido con la Iglesia y la verdad, y nos da bastante garantía de que sus observaciones serán muy importantes y serias”, enfatizó Belli.

Eliseo Núñez, analista político, opinó que la decisión de los religiosos es entendible por la manera en que Ortega los ha tratado.

“La vez pasada los invitó con alfombra roja, con carta y luego los agarró a golpes verbales y físicos y evidentemente ahora que los invita a regañadientes, ellos tienen un gran desconfianza de Ortega”, opinó