Ronald Walters, de 51 años, se presentó la semana pasada en el Centro Médico Regional de Orlando para un examen de rutina diseñado para detectar el cáncer de próstata.

Desafortunadamente, el procedimiento simple tomó un giro dramático y conmovedor cuando el Dr. Bill H. Randall, quien estaba realizando el examen, le quedo atorada su mano derecha en el recto del paciente.

Los dos hombres estuvieron atrapados en esta posición tan incómoda durante varias horas hasta que un cirujano fue llamado para realizar una incisión y liberar a su colega.

El Sr. Walters dijo que el hospital le ofreció de inmediato una compensación financiera, pero prefirió ponerse en contacto con los abogados para presentar una demanda.

“Me dijeron que lamentaban este “pequeño incidente” y me ofrecieron $ 25,000. Ese tipo tenía todo su mano en mi cu…piiii…lo durante 8 horas, ¡creo que vale más que eso!

El electricista de 51 años dice que tiene la intención de demandar al hospital por más de $ 3 millones una vez que se recupere de su terrible experiencia.

“Me siento sucio desde que sucedió. Se sentía como una violación. Nunca podré volver a confiar en un médico. Algunos de los abogados con los que me contacté incluso sugirieron que debería pedir $ 10 millones “.

El Orlando Regional Medical Center admitió que el médico pudo haber cometido un error durante el procedimiento y anunció que sería suspendido hasta el final de la investigación sobre el incidente.

Orlando-Regional-Medical
El jefe del personal médico del Centro Médico de Salud de Orlando, Andrew Cheatham, se reunió con los medios de comunicación para anunciar la suspensión temporal del Dr. Randall y ofrecerle sus condolencias al paciente.

Los exámenes de próstata son procedimientos médicos extremadamente comunes en la mayoría de los países desarrollados y las complicaciones son extremadamente raras.

Se reporta que solo uno de cada 47,500 exámenes causa complicaciones y la mayoría de ellos involucra hemorroides o infecciones menores, a menudo vinculadas a una desinfección insuficiente.

En 2005, un médico de Florida perdió un anillo de boda (…¿y como le explica a la mujer?…) dentro del recto de un paciente mientras realizaba un examen similar. Un incidente similar se reportó en California en 2011 y llevó a un acuerdo de $ 2.7M.