Históricamente BANADESA nada más ha recuperado el 20% de la mora

Una vez que ha entrado en vigor el nuevo esquema de administración del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (BANADESA), uno de los principales puntos por analizar es su capitalización.

A criterio de las mismas autoridades de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, la opción que consiste en inyectar recursos a la entidad crediticia sólo alargaría su crisis financiera.

Esta conclusión está basada en el concepto de que BANADESA puede ser fortalecida con fondos frescos, pero -a largo plazo- no podrá ser sostenido ni tendrá capacidad para hacerle frente a sus obligaciones, además de que su liquidez sufrirá una significativa caída.

Grupos de analistas piensan que la readecuación de las deudas y el perdón de los intereses, tampoco son buenas respuestas al actual desbalance del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola.

El déficit actual de BANADESA alcanza los 2,000 millones de lempiras, mientras que su portafolio de crédito está compuesto por unos 3,200 millones de lempiras.

La deuda de capital vencido alcanza la cifra de 546 millones de lempiras y los intereses en mora sobrepasan la frontera de 700 millones de lempiras.

El ente de financiamiento del sector público agrícola atraviesa por dificultades serias que se han acumulado por varias décadas. Para el caso, en 2014 se afirmó que su quiebra era latente por efecto de la «piñata» que se hizo con los préstamos sin garantías y la condonación de deudas a cientos de clientes; entre ellos, políticos influyentes.

Informes proporcionados hace cinco años, indican que BANADESA únicamente recupera el 20 por ciento de los préstamos otorgados, un reflejo de los problemas centrados en las deudas no recuperadas y que son arrastradas desde hace más de 30 años.

Se estima que la institución bancaria ha manejado una mora de alrededor del 35 por ciento, pese a que este indicador tendría que situarse en 6.9 por ciento, de acuerdo con los parámetros de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros.

Organizaciones campesinas de la oposición consideran que BANADESA es parte del problema agrario del país, puesto que los pequeños y medianos productores de granos básicos sólo acceden al siete por ciento de la cartera crediticia.

Personajes que en el reciente pasado ocuparon cargos dentro de la institución de financiamiento, concuerdan en que desde hace mucho tiempo el banco existe para mantener «pura burocracia», ya que su pasivo subió y sus activos perdieron valor.

No hace muchos años BANADESA estuvo bajo amenazas reales de desaparecer por su calamidad crónica. El mismo panorama se ha planteado ahora y quizás sea la mejor salida para el financiamiento de sector público agrícola.