La noche del 14 de febrero del 2012, hace ya siete años, quedo marcada en la mente de los hondureños y el mundo por la horripilante forma en que murieron más de 360 reos en el incendio de La Granja Penal de la ciudad de Comayagua.

Fue a eso de las 10 de las noche cuando se reportó en la bartolina 6 el foco de un incendio que rápidamente avanzo hacía los siguientes módulos del Centro Penal donde pese a los gritos de ayuda los grupos de socorro nunca llegaron.

Las imágenes que circularon en las redes y diferentes medios de comunicación son dantescas, se pueden observar grupos de privados de libertad dentro de pilas donde pretendieron refugiarse de las voraces llamas.

Los privados de libertad que lograron salir por sobre los techos presentaban heridas producidas por las láminas de zinc y las bardas de seguridad, el reclamo de justicia de parte de los familiares continua vigente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here