A la brevedad posible entrará en vigencia la nueva Ley de Control y Portación de Armas de Fuego. Para esta semana se ha anunciado la publicación de dicho cuerpo legal en el Diario Oficial La Gaceta.

La ley fue aprobada en septiembre del año pasado, después de varias décadas durante las cuales no fue posible alcanzar un consenso acerca de la utilización de estos dispositivos en todos sus calibres.

En relación con la ley que estaba en vigor, las nuevas disposiciones contienen cambios sustanciales que se supone contribuirán a garantizar la paz y a fortalecer la seguridad en el país.

Entre los puntos más importantes se destaca el registro de armas por regiones, ya que actualmente sólo funcionan las oficinas de Tegucigalpa y de San Pedro Sula, así como la ampliación del sistema de identificación balística.

De ahora en adelante, cada artefacto que sea vendido por la Armería tendrá su propio registro y las pruebas balísticas correspondientes y, cuando el ciudadano acredite los requisitos, el arma será entregada en un plazo de cinco días.

Asimismo, la persona que solicite la adquisición de municiones recibirá respuesta solamente si cuenta con el permiso de portación y de acuerdo con el límite de venta de proyectiles.

La nueva ley contempla la destrucción de las armas decomisadas o incautadas, con lo cual el Estado ya no almacenará este tipo de dispositivos. En todo caso, serán enviadas para la práctica de pruebas periciales a la Dirección de Medicina Forense.

El registro será obligatorio para todos los dispositivos del Estado que se encuentren en poder de la Policía Nacional y de Las Fuerzas Armadas, según lo estipulado en el nuevo cuerpo legal.

Uno de los cambios sustanciales está basado en la extensión de diferentes permisos para las categorías de caza, deporte, colección, persona natural y empresas de seguridad privada.

Se agrega una licencia de portación restringida para quienes adquieren un arma; sin embargo, será portada por otra persona contratada para efectos de seguridad personal u otros efectos.

En lo sucesivo, cada persona podrá registrar un número máximo de tres armas y no cinco tal como estaba contemplado hasta ahora. Sin embargo, para quienes ya tienen inscritos cinco dispositivos, mantendrán ese derecho.

La ley ordena, en ese mismo contexto, que la portación de armas se reducirá a dos; además, la edad mínima para la compra y tenencia de armas ha pasado de 18 a 21 años.

Un promedio de 10 hechos de violencia criminal son cometidos en el país cada 24 horas y, de ese total, ocho logran ser consumados con armas de fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here