Univisión. Organizaciones y activistas libran una batalla contra el tiempo en varios condados y ciudades de Carolina del Norte para dar con el paradero de docenas de inmigrantes arrestados esta semana por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE). Precisamente, afirman que la agencia migratoria ha lanzado “una guerra” en este estado contra los indocumentados.

La redada, una serie de operativos coordinados entre el lunes y el jueves, permitió la detención de 200 trabajadores. El gobierno señala que entre los arrestados hay extranjeros con antecedentes criminales y violaciones a las leyes de inmigración.PUBLICIDAD

Los grupos de ayuda a la población inmigrante dicen que una alta mayoría de detenidos no representan una amenaza para la seguridad pública y nacional, y piden al gobierno de Donald Trump que los libere mientras los tribunales de inmigración resuelven sus permanencias en el país.

“Las redadas en nuestras ciudades dejan pobreza y desolación”, dice la activista Nikki Marín Baena, en el condado de Greensboro. “Absolutamente, las personas detenidas son el sostén principal de las familias”, agrega.

Las familias afectadas por las batidas no quieren hablar con la prensa. “ Tienen miedo de represalias y que a ellos también los arresten y los pongan en deportación”, señala Marín.

A pesar de los temores, los activistas que se han comunicado con las familias de los detenidos comparten detalles de los operativos de ICE. “No se trata de grandes redadas y tampoco retener. Se colocan en la ruta entre la casa del trabajador y su trabajo, o llegan de madrugada a las afueras de la residencia del inmigrante, se esconden en los parqueos y cuando la persona sale de su casa, les caen encima. Lo hacen muy rápido y en silencio”, explica Marín.

La activista dijo además que en las redadas de esta semana “los agentes no llevaban chalecos con insignias de ICE. Iban de civil con automóviles sin marcas. Todo lo hacen callados, como con pinzas. Es hasta el último momento en que el inmigrante se da cuenta de quiénes se trata”.PUBLICIDAD

Las organizaciones proinmigrantes de Carolina del Norte señalan que la mayoría de los 200 detenidos esta semana son trabajadores originarios de Guatemala y México. Y un gran número de ellos labora en el área de la construcción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here