Univisión. Unos 279,000 niños ciudadanos estadounidenses serían afectados directamente si el Congreso no actúa y aprueba una ley que regularice la permanencia de unos 300,000 inmigrantes de El Salvador, Haití y Honduras amparados bajo un Estatus de protección Temporal ( TPS), algunos de ellos con más de dos décadas viviendo en Estados Unidos.

Este lunes, el Center for American Progress (CAP) publicó un informe en el que detalla las consecuencias que tendría el término del programa para estos tres países, y aporta datos sobre el impacto negativo en la economía estadounidense si el Congreso no actúa y los tribunales de justicia revocan un fallo que mantiene vivo el programa para estos tres países.PUBLICIDAD

El estudio forma parte de un Día Nacional de movilización y cabildeo “que le solicita al Congreso que promulgue protecciones permanentes para los titulares del TPS de estas tres naciones”, dice Rafael Medina, portavoz del CAP.

El TPS otorga un amparo temporal de deportación y concede un permiso también temporal válido mientras dura la protección otorgada por el gobierno a través de los departamentos de Seguridad Nacional (DHS) y Justicia (DOJ).

El programa para estos países fue cancelado por el gobierno de Donald Trump, pero una corte federal lo restituyó temporalmente.

“Desde que el gobierno de Trump decidió rescindir las protecciones para más de 300,000 titulares de TPS, estas personas se han visto obligadas a vivir con temor y ansiedad constantes acerca de su futuro y el futuro de sus hijos.”, dijo a Univision Noticias Tom Jawetz, vicepresidente de política de inmigración del CAP. “Aunque una orden judicial preliminar emitida por un tribunal proporciona un alivio temporal a algunos titulares de este beneficio, muchos se han quedado fuera de la orden del tribunal y, en cualquier caso, solo el Congreso puede proporcionar protección permanente y el camino a la ciudadanía que se necesita”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here