A juicio del analista político, Raül Pineda Alvarado, cualquier gobierno es incapaz de resolver los problemas en un país como Honduras, debido a que existe una “ceguera voluntaria”.

Definitivamente no se puede estar gobernado un país y al mismo tiempo peleando con la oposición, el país requiere de grandes consensos nacionales.

“No es admisible que un candidato como Salvador Nasralla que perdió las elecciones por 56 mil votos, no haya podido colocar ni una tan sola persona en la administración de Gobierno”, declaró.

Rápidamente comentó que por lo anterior expuesto él piensa en un Gobierno en donde la oposición también gobierne con los que ganaron las elecciones y dedicarse a trabajar en cuatro aspectos como son; la revolución educativa, la reconversión tecnológica, la transformación del sistema de salud y la lucha contra la corrupción.

Aclaró que los problemas no solo lo generan los políticos sino la población por ser una “sociedad de ciegos voluntarios”.

“La situación actual de Honduras es catalogada como la crisis de la crisis, por ende se genera una gran sombra de incertidumbre, vamos hacia el abismo y nadie hace nada para cambiar la ruta”, reprochó al concluir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here