El gobierno de Honduras decidió nombrar una Comisión de Investigación integrada por diversos sectores, para buscar el esclarecimiento del contenedor que en Italia fue decomisado luego de encontrarse en el mismo unos paquetes con supuesta cocaína en los pallets donde se exportaban sacos de café.

El Coordinador de Gobierno Adjunto y Viceministro en temas de Seguridad y Prevención, Luis Suazo, refirió que desde el momento en el que circuló la noticia se iniciaron una serie de investigaciones que tienen como objetivo aclarar que la droga fue puesta en el contenedor, en algún lugar, después de que saliera de Puerto Cortés.

Suazo de igual manera remarcó que Puerto Cortés está certificado por Estados Unidos como un puerto que cumple con los más altos estándares de seguridad y tecnología, lo que imposibilita que se presente adulteración de carga en los contenedores.

Asimismo, confirmó que en el interés de conocer la verdad se ha iniciado un proceso de investigación administrativa y policial que busca ofrecer mejores detalles sobre un caso que de entrada se reafirma que no sucedió en Honduras, según las pruebas tecnológicas ofrecidas por los rayos gamma.

Por la importancia del tema, a continuación el comunicado leído por la Directora de Aduanas, Eny Bautista.

Importantes hallazgos indican que la cocaína fue introducida en el contenedor en otro punto después de salir de Honduras

El Gobierno de la República de Honduras al revisar los antecedentes del caso de la droga que fue incautada en el puerto de Livorno, Italia, ha concluido, que muy contrario a lo manifestado en algunos medios de comunicación, no existe ninguna evidencia que la cocaína incautada en Italia haya salido de Honduras y es totalmente falso que la droga estuvo dentro de cualquier paquete de café hondureño.

Múltiples hallazgos indican que la droga se introdujo al contenedor, en otro punto o parada a lo largo de la ruta, considerando que el contenedor había sido inspeccionado y certificado con su cargamento declarado de café, en Honduras.

Es muy importante resaltar que el Puerto de Cortés está certificado por el gobierno de Estados Unidos, por el Programa Megapuerto, como parte de su Iniciativa de Seguridad de Contenedores, aunado a nuestro cumplimiento activo de la Iniciativa de Contenedor Seguro de Naciones Unidas, por lo cual se utilizan medidas de control especiales y tecnologías de seguridad.

Las imágenes oficiales de inspección de seguridad de rayos gamma de la mercancía contenida en el contenedor antes de salir de Honduras, muestran que solo el cargamento declarado de paquetes de café, estaba en el contenedor al zarpar el buque.

Las imágenes de este contenedor fueron revisadas, conforme a los protocolos de seguridad por los inspectores certificados de Honduras, sin encontrar anomalías.

Incluso antes de haber llegado el contenedor a Puerto Cortés, para poder sellar con el “marchamos” correspondiente (un sello de seguridad), fue inspeccionado y certificado por autoridades de Aduanas e IHCAFE, verificando físicamente que lo declarado estaba conforme a las imágenes de los rayos gamma.

Lo más significativo es que cuando las imágenes del contenido de rayos gamma a la “salida” de Honduras se comparan con las imágenes del video al abrir el mismo contenedor al llegar a Italia; se pueden ver bultos sueltos de gran tamaño adicionales que fueron agregados al contenedor en algún momento, después de dejar el puerto hondureño.

De acuerdo con ese hecho también se observa que la droga ilegal no estaba dentro de ninguno de los paquetes sellados de café, sino que se colocó en 23 grandes bultos sueltos, puestos encima de los paquetes sellados de café.

Consistente con todo lo anterior, el comunicado de la autoridad aduanera italiana, que decomisó el contrabando, informó que también encontraron “marchamos” falsificados dentro del contenedor, marchamos que habrían sido utilizados para reemplazar los marchamos de seguridad originales, que se cortarían primero para introducir la droga y luego para retirar el contrabando del contenedor sellado.

En este caso el contenedor, después de salir de Honduras, llegó a Costa Rica, en el Puerto de Moín, pasando 48 horas, donde fue trasladado a un barco diferente, que luego viajó a puerto Turbo en Cartagena, Colombia, donde hizo otra parada de 48 horas.

Después hizo parada en Pointe-a-Pitre en la Isla de Guadalupe. Posteriormente, el buque de carga se dirigió al puerto español de Algeciras, antes de llegar al puerto italiano de Livorno, donde las autoridades aduaneras italianas detectaron el contrabando de droga.

Es importante resaltar, que se ha determinado, a través de análisis de fuentes abiertas de noticias que en el mes de enero de 2019, siete cargamentos de cocaína se han incautado adicionales en el mismo Puerto de Livorno, Italia.

Lo más notable, es que dichos embarques nunca transitaron por Honduras por tanto, no guardan ninguna relación con nuestro país. Sin embargo un elemento en común entre los embarques incautados, indican una pista importante, que llevaban la droga en bultos idénticos como en el caso actual.

El gobierno de Honduras está tomando un interés activo en profundizar esta investigación en conjunto con los gobiernos involucrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here