La comunidad garífuna de Tornabé, en Tela, Atlántida, es el sitio escogido por el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo (Sinager), para realizar un nuevo simulacro regional ante tsunamis el próximo mes de febrero.

Según los expertos, el objetivo principal es que esta zona que es uno de los principales destinos turísticos del país, logre la certificación Tsunami Ready tal y como se logró en 2017 con las playas de Cedeño en el Pacífico, y Omoa en el Atlántico.

Con este simulacro se busca preparar y sensibilizar a las comunidades, estudiantes, profesores y a la población en general ante un posible sismo de gran magnitud y la eventualidad de un tsunami.

También es importante fortalecer las capacidades y comprensión de los integrantes de los Comités de Emergencia Municipal y Local.

“Visitaremos Tornabé para hacer el mapa de zonas de inundación, y con ello podamos tener información más exacta de hasta dónde podría llegar una ola de tsunami, y que en función de esto las comunidades puedan preparar rutas de evacuación, planes de contingencia y acciones de prevención”, manifestó el jefe de Sistemas de Alerta Temprana (SAT), de Copeco, Juan José Reyes.

Así mismo harán una planificación de observancia para ubicar rótulos en la playa para que los turistas nacionales puedan ver como evacuar cuando se da una ola de tsunami. Con esto se estarían dando los primeros pasos para que el asentamiento garífuna se vuelva una comunidad más resiliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here