En Honduras existe una cultura de repartición de Estado e intercambios de favores, por eso es imposible despolitizar el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el Registro Nacional de las Personas (RNP), ese es el planteamiento del sociólogo Eugenio Sosa.

Tal y como lo proponen muchos sectores de la sociedad es imperativo volver las dos instituciones apolíticas y técnicas.

Sosa mencionó que toda democracia tiene que contar con instituciones independientes y alejadas de la política para garantizarle a la población transparentas y confiables.

Lamentablemente la cultura de repartición del estado e intercambios de favores evita los cambios positivos en Honduras, expresó.

En ese sentido, los partidos políticos se comportan como tales y promueven esa actitud y seguirán Honduras entonces se está muy largo de contar con institutos apolíticos.

Se refirió a la propuesta de la segunda vuelta electoral planteada por la oposición, mencionando que es favorable para garantizar la calidad.

“Si los gobiernos de turno no tuvieran oposición ya se hubieran robado el país, si un gobierno no tiene oposición existiría al más alto nivel el nepotismo y autoritarismo, puntualizó el sociólogo.