El hecho ocurrió en Suecia. Y como sabemos la sociedad sueca es muy responsable. Al grado que un preso se escapa de la cárcel para ir al dentista y luego vuelve a entregarse.

Un hombre de 51 años escapo de la cárcel con el fin de ir al dentista. Después de realizada las curaciones por el odontólogo responsable, fue a una comisaria, explico el hecho y pidió que lo devolvieran a la cárcel.

“Ya tenía hinchada cara, no podía soportar más”, declaro el reo.

Se encontraba detenido en la cárcel Östragård Vänersborgs, después de insistir varias veces pidiendo atención por su malestar y como consecuencia de a la falta de respuesta decidió tomar la decisión.

El hombre se dirigió a Vanersborg y buscó una dentista que le aliviara el dolor. Además el preso modelo indico que él se hará responsable de los gastos del tratamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here