En una mesa técnica serán planteadas salidas a los reclamos salariales de empleados públicos

La integración de una mesa en la que serán analizadas las propuestas de los empleados públicos y las variables técnicas y financieras del Gobierno, es el resultado de los acercamientos sostenidos entre las partes confrontadas.

De momento, las asambleas informativas y las protestas de los trabajadores del Estado han quedado suspendidas, aunque las amenazas de retomar las mismas están en pie si las aproximaciones fracasan.

Ayer miércoles, el panorama en la gestión pública se tornó agitado, a causa de las acciones de protesta que llevaron a efecto empleados de diversos sectores, en reclamo de un ajuste salarial.

Los servidores del Estado solicitan que sus sueldos y salarios sean mejorados mediante un incremento entre tres mil y cuatro mil lempiras mensuales.

En los principales hospitales del país, las enfermeras y enfermeros, tanto auxiliares como profesionales, igual como los integrantes de los diferentes sindicatos del sector salud, paralizaron algunas áreas de trabajo.

Estos grupos habían amenazado desde finales de año pasado con tomar medidas de presión progresivas si no eran planteadas sobre la mesa respuestas a sus reclamos.

A este movimiento se sumaron las exigencias laborales de los trabajadores de distintas modalidades de la Secretaría Mi Ambiente y del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos (INSEP).

También se produjeron manifestaciones de inconformidad colectiva entre los empleados de la Empresa Nacional de Artes Gráficas y en algunas áreas del sector educativo.

Está por ser determinada la capacidad real del país para enfrentar el impacto financiero que representaría un incremento en la compensación salarial de los empleados públicos.

Uno de los primeros factores que serán revisados es la disponibilidad de recursos que ingresan al fisco por concepto de impuestos. Y es que a las autoridades les preocupa que en el pasado mes de diciembre se observó una regula baja en las entradas por comercialización de combustibles y por Impuesto sobre Ventas.

El Presupuesto de la República para el actual ejercicio fiscal contempla una asignación cercana a los 50,000 millones de lempiras  para el pago de sueldos y salarios del sector público.

Ese monto representa un aumento del 16 por ciento respecto a los dos últimos años. En 2017, los empleados estatales recibieron 43,000 millones de lempiras; en 2018, la partida para el renglón fue de 46,000 millones y para 2019 se aprobó una cuenta que roza 50,000 millones.

El Estado entregará este año 44,600 millones de lempiras al personal permanente. De esta suma, 15,500 millones serán destinados para sueldos básicos.

A los trabajadores no permanentes les corresponderá este año 4,500 millones de lempiras. De dicho total, unos 2,800 millones serían entregados en concepto de sueldos básicos y 523 millones más para cubrir los jornales, según lo establecido en el Presupuesto de la República correspondiente a 2019.