El remedio más eficaz para evitar resfriado y gripe

La primera causa de catarros y resfriados es simple y llanamente el frío, según cuenta Moisés Robledo, secretario de información de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia: «Es en estas estaciones cuando circulan los virus que originan las enfermedades de vías aéreas altas, que entran en el cuerpo por las mucosas de las fosas nasales y la garganta».

La más eficaz para burlar gripes o resfriados sí está al alcance de todos los bolsillos: lavarse las manos constantemente. El Instituto de Salud Carlos III recomienda hacerlo al menos cinco veces al día (mejor 10 o más) durante, como mínimo, 20 segundos.

El virus de la gripe resiste algún tiempo en superficies exteriores: en las manos, por ejemplo, cinco o 10 minutos.

«Si en ese momento te rascas los ojos o te llevas las manos a la boca ya estás contagiado», contó a BuenaVida Miriam Fernández, experta en Microbiología de la Clínica de Navarra, en un ránking de medidas eficaces que colocaba este hábito en la primera posición, reduciendo el riesgo de enfermar de gripe en un 90%. Le seguían, por su rotundidad, vacunarse (que disminuye el riesgo en un 70%), huir de aglomeraciones y espacios cerrados (50%) y limpiar y ventilar la casa (40%). A la cola, tomar vitamina C (1%), hacer ejercicio intenso (10%) o beber mucho líquido (10% o 20%).

Entonces, ¿nada de naranjas?

Come todo la fruta con vitamina C que te plazca, pero debes saber que la idea de que aleja la gripe es un mito.

Solo necesitamos 1 gramo de este micronutriente al día. «Puedes tomar mucha más, pero lo único que harás con tanta vitamina C es eliminarla por la orina», explicaba a BuenaVida José Luis Cañada Merino, coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

Otro manjar con buena fama, la miel, que solemos ingerir con leche cuando ya ha llegado el resfriado, alivia, ciertamente, el reflejo de la tos seca, según María del Carmen Seijo, del departamento de Biología Vegetal de la facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo, «pero ni cura el trastorno ni tiene un efecto descongestivo de las vías respiratorias».

La dieta «anticatarros» no existe

Aunque llevar un estilo de vida sano es clave para no enfermar, hay muy poco demostrado acerca de los alimentos que mejoran la inmunidad. La postura de los expertos es unánime: la comida no evita el contagio, pero sí hay comida que lo hace más llevadero, como los caldos vegetales, frutas, verduras o bebidas hidratantes. «Lo único claro en este campo es que la malnutrición compromete el sistema inmunitario», matizan desde la Sociedad Española de Inmunología. Descansar adecuadamente sí es una pauta que funciona.

Consejos específicos para los niños

Entre las claves que facilitan los pediatras para mantener a los niños bien lejos del virus, se alza la de extremar las medidas de higiene, y no compartir vasos, platos o cubiertos con ellos. HRN/ Globovisión