En el lapso de apenas cuatro semanas, las tarifas de energía eléctrica subieron entre 10 y 29 por ciento.

 

Los balances de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), destacan que en octubre los avisos de pago fueron abultados de manera sustancial en comparación con el cobro de septiembre.

 

El sector más sacrificado es el residencial. La tarifa fue incrementada en un lempira con un centavo por cada kilovatio-hora. Pasó de tres lempiras con 45 centavos a cuatro lempiras con 46 centavos, equivalentes a 29 por ciento.

 

La categoría de los clientes industriales registró un alza de 49 centavos. De un valor de tres lempiras, el kilovatio-hora pasó a tres lempiras con 49 centavos, lo que representa un ajuste de 16 por ciento.

 

Mientras tanto, los altos consumidores se vieron afectados con un incremento de 39 centavos por cada kilovatio consumido. En esta línea, el impacto fue de 15 por ciento al pasar de un costo de dos lempiras con 55 centavos a dos lempiras con 94 centavos.

 

Los abonados del sector comercial tuvieron que cargar en octubre con una elevación de 11 por ciento en la tarifa por el suministro de energía eléctrica, la cual fue llevada desde tres lempiras con 93 centavos a cuatro lempiras con 46 centavos por cada kilovatio-hora.

 

Una situación semejante enfrentaron las municipalidades en el período septiembre-octubre. De acuerdo con los datos generados por la ENEE, el cobro por cada kilovatio pasó de cuatro lempiras con 32 centavos a cuatro lempiras con 81 centavos, una elevación de 49 centavos, equivalentes al 11 por ciento.

 

En el caso de las tarifas aplicadas al Gobierno Central y a las municipalidades, el incremento experimentado fue de diez por ciento. El cobro se movió de cuatro lempiras con 31 centavos a cuatro lempiras con 78 centavos.

 

Al mes de octubre, la ENEE tuvo ingresos adicionales por 400 millones de lempiras. La facturación acumulada por suministro de energía eléctrica fue de 18,676 millones de lempiras.

 

De esta suma, siete mil 200 millones de lempiras fueron aportados por el sector residencial, cinco mil 500 representan el pago de los abonados comerciales, otros dos mil millones corresponden a los clientes industriales y 1,300 millones más aparecen cargados a los altos consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here