Cuando el juez federal Dana Sabraw ordenó el 26 de junio al gobierno de Donald Trump que reunificara a las 2,564 familias migrantes separadas forzosamente en la frontera entre el 5 de mayo y mediados de junio, muchos pensaron que esta política había sido frenada en su totalidad.

Cinco meses después abogados y activistas están denunciando que las separaciones continúan, pero el gobierno aclara que éstas no forman parte de la política de ‘tolerancia cero’.

Un reporte elaborado por abogados de la organización Catholic Charities, una red nacional de ayuda a inmigrantes revela que en los últimos meses se han registrado al menos 16 nuevas separaciones.

Y el medio ProPublica reporta otro caso registrado a fines de octubre. Se trata de un padre de origen salvadoreño al que le fue arrebatado su hijo de 4 años tras cruzar la frontera y pedir asilo.

Por medio de un correo electrónico, la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) dijo a Univision Noticias que “de acuerdo con los requisitos para proteger a los niños bajo la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de la Trata de Personas (TVPRA), hay casos en que un niño puede ser separado de un padre únicamente por su bienestar y no debido a la política de tolerancia cero”.

Y agregó que, “la separación es una posibilidad en circunstancias exigentes para proteger al niño y garantizar el bienestar del niño, y no es atribuible a la tolerancia cero”. Univisión.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here