La estrella televisiva Kim Kardashian y su familia se vieron obligados este jueves a abandonar temporalmente su vivienda de Calabasas como consecuencia de un grave incendio forestal registrado a las afueras de esta localidad californiana, un suceso que llevó a la policía a evacuar la práctica totalidad de los inmuebles del municipio y de los cercanos suburbios de Hidden Hills y Agoura Hills, donde residen numerosas celebridades.

A través de su cuenta de Instagram, la también esposa del rapero Kanye West, el cual no se encontraba con ella en el momento de recibir la orden de las autoridades, fue documentando en varios vídeos cómo se iba desarrollando el proceso de desalojo y también el comprensible clima de inquietud en el que estaban inmersos tanto ella como sus vecinos a cuenta de la incertidumbre ligada al futuro de sus casas.

“Rezad por Calabasas. Acabo de aterrizar y al llegar a casa me han dado una hora para que hiciera las maletas y saliera de allí. Están evacuando todas las casas de la ciudad y nos tenemos que marchar”, explica la socialité en una de esas grabaciones, que termina con la abrupta llegada de uno de los camiones de bomberos desplegados para contener la llegada de las llamas al término municipal.

“¡Los bomberos han llegado! Muchas gracias por hacer tanto por nosotros”, se le oye exclamar a la más popular del clan Kardashian.

En el último de los vídeos que ha compartido en la esfera virtual queda patente que Kim Kardashian se encontraba acompañada, si no de los tres, de alguno de sus retoños mayores -la socialité es madre de North (4), Saint (2) y Chicago (nueve meses) junto al artista- mientras abandonaba la zona en coche y guiada por los efectivos policiales destinados a tal efecto, ya que se aprecia claramente una voz infantil que dice de forma tranquilizadora: “Ya estamos seguros”.

Pocas horas después, el departamento de policía del condado de Los Ángeles ofrecía más detalles sobre el alcance del incendio y las dificultades experimentadas a la hora de contener su expansión, así como del protocolo aplicado por las autoridades para garantizar la seguridad de los residentes de la zona. En ese momento ya se había confirmado que el fuego había calcinado más de 800 hectáreas y que la evacuación afectaba a los alrededores del tramo de autovía que discurre entre Valley Circle y Lindero Canyon.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here