El analista político Julio Navarro, observa de manera positiva la creación de condiciones por parte del Gobierno para ayudar a emigrantes que decidieron retornan voluntariamente a Honduras.

Es bueno que los hondureños que partieron tengan la posibilidad de establecer en Honduras en mejores condiciones, sin las dificultades que tenían antes de tomar la decisión de salir de la nación, reflexionó.

Al ser interrogado sobre el fondo que se utilizará para ayudar a los compatriotas, comentó que el Estado cuenta con el monto requerido, debido a la gran cantidad de dinero que percibe  el Estado por parte de los impuestos.

A esto se le suma la tasa de Seguridad la cual a de generar muchos fondos, rápidamente  denominó la Tasa de Seguridad como “una caja chica” que mantiene el Gobierno sin conocer su verdadero destino.

Lamentó que no exista una organización de credibilidad que de  seguimiento a los  decretos de ley orientados a impulsar el desarrollo de Honduras en el Congreso Nacional (CN), para que los mismos realmente se aprueben y se pongan en funcionamiento.

Finalmente expresó que mantiene dudas sobre  el cumplimiento de decretos sociales, porque al final todo queda en papel y no en hechos.