A toda costa quieren salirse con la suya los grupos minoritarios que se oponen a la ejecución de actividades mineras.

Autoridades de la municipalidad de La Unión, Copán, alertaron esta mañana que la empresa Minerales de Occidente ha paralizado sus operaciones en dicho sector y está a punto de retirarse del país.

Los inversionistas han comunicado su intención de no continuar sus actividades, debido a las frecuentes invasiones, manifestaciones y acechanzas de sectores que exigen el retiro de las iniciativas.

Tales irregularidades dejan en el aire más de cinco mil empleos directos, una situación difícil para la economía de la región occidental y para los pobladores, cuyo sustento tiene como fuente la exploración y explotación minera.

Se estima que Honduras se encuentra a las puertas de perder siete mil millones de lempiras que fueron invertidos en proyectos mineros en Copán, Colón y Francisco Morazán.

En septiembre pasado, la empresa privada denunció que la campaña de ciertos grupos instrumentalizadas por políticos y por algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG´S), han puesto en vilo inversiones estimadas en dos mil 500 millones de dólares, alrededor de sesenta mil millones de lempiras en proyectos de minería y energía renovable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here