Por concepto de proyectos de infraestructura vial finalizados, las autoridades de la Cámara Hondureña de la Industria de la Constricción (CHICO ), exigen el pago de 800 millones de lempiras como parte de la deuda acumulada.

Silvio Larios, gerente general de la CHICO, indicó que existe una gran preocupación por parte de los contratistas  que atienden obras y que ejecutan actualmente, debido a que no reciben el pago correspondiente al trabajo realizado.

“Hay proyectos que ya fueron ejecutados  en un periodo de tres meses  con inversiones menores de dos millones de lempiras y no han recibido ningún anticipo”, dijo.

En tal sentido refirió que muchos de los trabajadores no  recibieron ningún anticipo e hicieron uso de su presupuesto personal,  y hasta la fecha han pasado siete meses y no han visto el pago de sus salarios.

Larios,  enfatizó que la deuda asciende a 450 millones de lempiras a los que se le suma un monto flotante  que podría superar los  250 millones de lempira, por lo que el monto total de lo adeudado es de 800 millones.