El ministro de la presidencia, Ebal Díaz dijo que nos parece que el convenio con la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (Maccih) cumple con los parámetros constitucionales porque no viene a sustituir a los poderes constituidos ni a la institucionalidad del Estado.

El funcionario reaccionó de esa manera luego que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se apresta a emitir una resolución sobre un recurso de inconstitucionalidad presentado contra la Maccih.

En ese sentido, Díaz recordó que la Maccih nace de un acuerdo entre el Estado de Honduras y la Organización de los Estados Americanos (OEA) a través de su secretario general Luis Almagro.

Entonces se redacta el acuerdo y nosotros estuvimos revisando los alcances del mismo y yo participé en esa revisión y di mis opiniones, recordó.

Comentó que uno de los temas que uno más revisa es el relacionado con la constitucionalidad del acuerdo para que no tenga elementos que contravengan la Constitución.

La Constitución dice que cuando el Poder Ejecutivo va a firmar un convenio internacional que contravenga la Constitución, primero hay que reformar la Carta Magna y luego el convenio, explicó.

“Nos pareció que el convenio con la Maccih cumplía con los parámetros constitucionales porque no viene a sustituir a los poderes constituidos ni a la institucionalidad sino que es una misión de acompañamiento y de apoyo”, recalcó.

Además tiene un fin y es el de fortalecer las instituciones, trayendo gente experta para que apoye al Ministerio Público (MP), Policía , órganos de investigación y al Poder Judicial,

“El objetivo es que el aparato de la lucha contra la corrupción en Honduras tenga y adquiera capacidades que lo vuelvan mucho más eficiente y que nos quede eso a nosotros, como hondureños cuando la misión cumpla su función y se vaya”, subrayó.

Ese fue el espíritu, no es el de traer un grupo de extranjeros que hagan algo, se vayan y nosotros quedemos igual, ese no fue nunca el propósito, aclaró.

Entonces el convenio se redacta, se acuerda y se firma dentro de sus parámetros, tanto es así que el Congreso Nacional lo aprobó y se sigue el procedimiento normal como se hace con cualquier convenio internacional, señaló el funcionario.

Luego viene la instalación de la Maccih y comienza a funcionar, afirmó.

“Hoy poco después de dos años, nosotros en el Poder Ejecutivo seguimos creyendo que la Maccih es un instrumento válido, que es un instrumento últi y que cumple con los parámetros de constitucionalidad”, reconoció.

“De tal manera que sigue habiendo un compromiso del presidente Juan Orlando Hernández de apoyar esas tareas del combate a la corrupción e impunidad en Honduras”, subrayó.

“Lo decimos con plena convicción, que si el presidente Hernández tuviera alguna intención diferente el actuar hablaría por sí mismo”, sentenció.

El presidente Hernández ha estado siempre apoyando, cuando se fue el anterior vocero de la Maccih, Juan Jiménez Mayor, reconoció el compromiso y el apoyo del presidente Hernández y eso es muy importante, destacó.

“Si se lee el convenio, la Maccih no viene a sustituir a los órganos del Estado ni asume las funciones del Ministerio Público ni el Poder Judicial ni de la Policía Nacional”, reiteró.

“Ellos apoyan, acompañan, asesoran, trasladan conocimientos, orientan a las autoridades hondureñas, trayendo especialistas que tienen esa capacidad y experiencia para investigar los casos de corrupción en Honduras”, remarcó Díaz.

El funcionario comentó que hay estándares de comportamiento de los diplomáticos y de las misiones en Honduras y en cualquier país.

“Hemos tenido algunos embajadores que participan más otros menos, pero ese es tema que habría que valorar y que el pueblo hondureño valora indudablemente”, puntualizó.

Diálogo

Respecto al diálogo, dijo que “estoy en la línea de que los hondureños debemos resolver nuestros problemas, pero en el diálogo no fuimos nosotros, sino Salvador Nasralla y Luis Zelaya quienes enviaron cartas a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y hasta Manuel Zelaya, quien dijo que querían un mediador internacional, no nacional.

“Pero como nosotros estamos abiertos al diálogo, el presidente Hernández giró instrucciones a la canciller para que enviara una carta a la ONU pidiendo apoyo en la instalación de ese diálogo que puede desembocar en que un extranjero venga a facilitar ese diálogo entre los líderes políticos”, afirmó.

“Pero yo sigo creyendo que es un tema de buena voluntad, pues la mejor garantía en los acuerdos y en los entendimientos, no es el internacional, ni una ley, ni un convenio, es el compromiso digno que puedan tener las partes para construir soluciones para el país”, sentenció.

Frase de interés

-“Después de dos años, de su creación nosotros en el Poder Ejecutivo seguimos creyendo que la Maccih es un instrumento válido”, señala Ebal Díaz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here