Tomado de El Español

En cada caja de ibuprofeno, que comercializan más de 50 laboratorios, viene -quizás el lector no lo haya notado- un papel doblado en varios pliegues. Lejos de apartarlo o, peor, tirarlo, cualquier consumidor del antiinflamatorio debería leerlo. Sin embargo, haz memoria, ¿cuándo fue la última vez que lo hiciste? He aquí un resumen para despistados.

Indicaciones

El ibuprofeno está indicado para la fiebre, el dolor de intensidad de leve a moderada, el tratamiento de la artritis, incluida la reumatoide juvenil, el de la artrosis, el de la espondilitis anquilosante, el de la inflamación no reumática y para la menstruación dolorosa.

Cuando no tomarlo

Aunque sea tentador por su amplísima disponibilidad, hay personas que no deben consumir este fármaco. Por supuesto, hay que evitarlo si se es alérgico a los AINEs, pero también si se padece una enfermedad grave del hígado o los riñones, se ha tenido una úlcera o hemorragia de estómago o duodeno, si se ha sufrido una perforación del aparato digestivo, si se vomita o hay sangre en las heces, si éstas últimas son negras, si se tienen trastornos de coagulación o toma anticoagulantes -como el conocido Sintrom-, si se padece una insuficiencia cardiaca grave o si se está en el tercer trimestre de embarazo.

Mejor comentarlo con el médico si…

En ciertos casos, el ibuprofeno no está contraindicado pero, cuando se consume, el paciente sufre efectos inesperados y debe avisar a su médico. También ha de hacerlo si toma determinados medicamentos a la vez o si sufre algunas enfermedades. Aunque son muchas esas circunstancias, algunos destacables son la presencia de síntomas de deshidratación, el consumo junto con diuréticos -medicamentos para orinar-, cualquier tipo de reacción alérgica -aunque haya tomado ibuprofeno toda su vida sin sufrirlas-, si se tiene lupus o porfiria o si se padece varicela, entre otras.

Cuidado con el corazón

Los AINEs se asocian con un pequeño aumento del riesgo de sufrir un ataque al corazón o ictus, sobre todo en dosis altas. Por esta razón, la principal recomendación que nos recuerda el prospecto es obvia: no hay que superar la dosis recomendada ni la duración del tratamiento. Para los pacientes con problemas cardiovasculares o incluso con factores de riesgo para sufrirlos, es recomendable consultar con el médico antes de tomarlo pero, también, si se es fumador.

Si estás embarazada

Por muy inofensivo que parezca el ibuprofeno, el prospecto es claro: no se recomienda la administración del fármaco durante el primer y segundo trimestre del embarazo, con una salvedad: salvo que se considere estrictamente necesario. Obviamente, el médico -y no la mujer, sus vecinos o familia- es el que deberá autorizar esa excepción. Para el tercer trimestre del embarazo, la prohibición es total.

Uso con otros medicamentos

Son muchos los medicamentos a los que puede afectar el ibuprofeno, pero también por los que el efecto de este antiinflamatorio puede ser afectados. Tantos, que lo mejor es comentar con el farmacéutico lo que se consume habitualmente. O leerse de una vez el prospecto. Entre los más curiosos, el extracto del árbol Ginkgo biloba.

Si vas a hacerte análisis

Algo que mucha gente desconoce: si se consume ibuprofeno, los análisis de sangre pueden salir alterados. Los parámetros que podrían variar son:el tiempo de hemorragia, la concentración de glucosa en sangre, el aclaramiento de creatinina, el hematocrito o la hemoglobina, la concentración sanguínea de nitrógeno ureico y la sérica de creatinina y potasio y las transaminasas.

¿Antes o después de comer?

Tomar ibuprofeno antes o después de comer o afectará a sus efectos, como tampoco el hacerlo con o sin medicamentos. Eso sí, como recuerda el prospecto, se recomienda tomarlo antes de la comidas o con leche si lo que se quiere es reducir la posibilidad de que se produzcan molestias en el estómago.

El sentido común

Como en casi todo en la vida, al tomar ibuprofeno hay que utilizar el sentido común. Así, aunque no hay que adoptar precauciones especiales para conducir o usar máquinas con el fármaco, no debe hacerlo si experimenta mareo, vértigo, alteraciones de la visión u otros síntomas similares. Lo mismo se aplica para el apartado del prospecto “Cómo tomar ibuprofeno”, donde se cuenta que hay que seguir la instrucciones indicadas por el médico, consultar si se tienen dudas y tomarlo durante el tiempo indicado, ni más ni menos. También se recomienda utilizar la dosis más pequeña que alivie o controle el dolor.

¿Y si se te va la mano?

Tanto si se toma más ibuprofeno del que se debe como si un niño lo ingiere de forma accidental, es importante consultar inmediatamente con un médico o farmacéutico o llamar al Servicio de Información Toxicológica, cuyo número es 915620420. Descuide, los síntomas muy graves son muy raros y asociados a grandísimas cantidades.

Efectos adversos

Como en todos los prospectos, en el del ibuprofeno hay un amplio listado de efectos adversos, que se agrupan en gastrointestinales, cardiovasculares, cutáneos, del sistema inmunológico, del sistema nervioso central, psiquiátricos, auditivos, sanguíneos, renales, hepáticos y generales. En resumen: puede afectar a todo el organismo. La recomendación: si sientes algo raro después de tomar el fármaco, echa un vistazo al prospecto; lo normal es que esto te tranquilice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here