A través de Twitter, el Centro Carter pidió al Gobierno parar la represión. “Presidente Ortega tiene que parar la violencia y la represión ya y demostrar buena voluntad para ir al diálogo. Todo está en riesgo en Nicaragua esta noche”, dice el tuit publicado a las 9:23 de la noche de este sábado.

Delegados del sector privado en la mesa del diálogo nacional consideran que esta iniciativa “tiene que tener futuro” para sacar al país de la crisis que va en aumento, y esperan que mañana lunes haya señales de cuándo iniciaría el proceso.

“El diálogo tiene que tener futuro, no hay otra opción. Los que estamos delegados a participar en él, estamos seguros que vamos a participar por la nación, no hay búsqueda de prebendas para nadie. La única acción para salir del atolladero es el diálogo”, declaró Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) y convocado al diálogo como representante del sector privado.

Vargas dijo que mañana lunes deber ser “la fecha tope para ponerle un alto a la violencia que se está dando en Nicaragua. Hay que darle oportunidad al diálogo, como representantes de organizaciones nacionales tenemos que dar oportunidad al diálogo para resolver la crisis sin más muertos”.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y también delegado al diálogo, comentó que se debe esperar la respuesta de los obispos al anuncio hecho por el Gobierno, en el sentido de aceptar los puntos que se han planteado para iniciar las pláticas.

“Hay que esperar al lunes, esperar la respuesta de los obispos a la carta hecha pública por el Gobierno. Como indicamos ayer (el viernes) el diálogo es el esfuerzo donde estamos trabajando distintos sectores para buscar la salida a la crisis que estamos viviendo y sacar adelante al país”, respondió Aguerri a El Nuevo Diario.

Vargas dijo estar en comunicación permanente con las 58 organizaciones de Faganic en toda Nicaragua, mencionando que el descontento con el Gobierno ha propiciado los tranques de carreteras hechos por productores y campesinos en distintas zonas.

“Lo que nos han comunicado, luego de los pronunciamientos leídos el viernes por los representantes del sector privado, estudiantes y al conocer el comunicado de los obispos, es que este mismo día por la noche hubo represión de las fuerzas de choque del Gobierno, entonces la gente ya no confía y nos han comunicado que ellos no van a dejar los tranques ni las calles hasta que haya diálogo y señales de respuestas a las demandas que tienen como la llegada de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)”, relató Vargas.

“La gran diferencia con otros diálogos, que han sido entre partidos políticos, que desafortunadamente buscan prebendas, es que ahora los participantes somos estudiantes, sociedad civil, empresa privada, que no militamos en partidos políticos; por tanto, los objetivos ahora  son exclusivamente para el beneficio de la nación”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here