Real Madrid ganó 2-1 al Leganés en un partido que pareció más uno de principio de temporada que de final. Fue un encuentro con poco ritmo, marcado por el hecho de que los dos equipos ya han hecho su trabajo en esta Liga.

Gareth Bale convirtió el 1-0 de medio chilena para batir a Cuéllar. El 2-0 fue de Mayoral que pasó de estar anulado por fuera de juego a subir al marcador. El árbitro corrigió al asistente y acertó porque el que peinó el balón fue Bustinza, del Leganés.

La segunda mitad fue igual de aburrida y mala hasta que llegó el 2-1 obra de Brasanac tras rematar completamente solo un centro de Amrabat. Ese tanto despertó al Leganés que fue a por el empate ante un Madrid apático que estaba siendo sobrepasado por los ‘pepineros’.

El Leganés intentó hasta el final buscar el empate, pero murió en la orilla y con Gabriel expulsado tras el pitido final ya que le recriminó al árbitro que no dejara terminar una acción de su equipo. Así acabó un partido en el Bernabéu que no pasará a la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here