El enemigo común de la oposición es Juan Orlando Hernández, de manera que los esfuerzos deben ser conducidos a resolver el problema del fraude sobre el cual descansa la dictadura del Partido Nacional.

Así lo reafirmó este lunes el ex aspirante, Salvador Nasralla, al señalar que continuará dentro de la Alianza y que no desistirá de sus planes de fundar en el mediano plazo un nuevo partido político, un proyecto que ha profundizado sus diferencias con el depuesto presidente, Manuel Zelaya Rosales.

Como se sabe, el fin de semana fracasó la reunión del Consejo de la Alianza que había sido convocada para definir estrategias de lucha, debido a que Nasralla pretendía que en esa cita se permitiera participar a algunos de sus asesores; entre ellos, Julio Larios, acusado de ser un infiltrado del Partido Nacional.

En diálogo con Diario Matutino, el ex candidato a la Presidencia negó ese extremo. Dijo que Larios ha sido parte de su equipo de consejeros, entre quienes también se cuentan Arístides Mejía y Antonio García.

Zelaya Rosales se ha vuelto “intransigente”. Él es quien toma las decisiones en el interior del Consejo de la Alianza de manera inconsulta, pero sus estrategias no ofrecen una resolución al problema, cual es la instalación del “régimen usurpador de Hernández”, sentenció Nasralla.

En seguida, el ex postulado al Poder Ejecutivo manifestó que tiene listo un planteamiento para convocar a los hondureños a un plebiscito y añadió que es necesario replantear las acciones de la oposición.

El presentador de televisión demandó a Zelaya Rosales ponerle un alto a los ataques dirigidos a él por parte de los miembros de la Alianza y acusó a los diputados de LIBRE de hacer un co-gobierno en la Cámara Legislativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here