En el marco de la conmemoración de los 63 años del fallecimiento del gran científico que revolucionó el estudio de ciencias exactas, te presentamos algunos tips de su vida.

Tenía dificultades para hablar

Hablaba muy lentamente y muy bajito, le costaba construir frases enteras. Sus padres temieron que sufriese algún tipo de retraso mental hasta que, con 9 años, comenzó a hablar normalmente.

Sus maestras y maestros decían que no llegaría a nada en su vida

Ya que no se ajustaba a los parámetros que esperaban de él, o por no procesar la información con la rapidez que otros niños lo hacían, los maestros decían que no lograría nada en su vida.

No aprobó su examen de ingreso a la universidad

Superó las pruebas de ciencias y matemáticas, pero reprobó otras materias como historia, idiomas y geografía. Tuvo de acudir a clases particulares y realizar un nuevo examen para poder ingresar.

No tenía muy buena memoria

Aunque conocía de memoria libros enteros cargados de fórmulas y leyes, cuando se trataba de recordar cosas comunes su memoria se quedaba corta. Le costaba hasta recordar fechas de cumpleaños.

No le gustaba usar calcetines

Notaba que el dedo gordo del pie siempre termina haciendo un hoyo en el calcetín, por lo que decidió dejar de usarlos. Este hábito lo mantuvo hasta su muerte.

Una leyenda que se le atribuye a Einstein: Chofer por un día.

Un día Einstein y su chófer intercambiaron papeles debido al cansancio del físico de dar un discurso específico. El trato fue que su conductor diera el discurso y Albert manejaba, y así ocurrió.

Luego de morir su cerebro fue conservado

Gracias al permiso de su hijo Hans Einstein, el médico Stoltz Harvey repartió trozos del cerebro de Einstein entre varios científicos para que fuese estudiado.
(Tomado: Telesur)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here